Desde hace muchos años, siempre que vemos un nuevo videojuego para nuestro PC o para nuestro smartphone que nos llama la atención, y que sí o sí queremos jugar, estamos pendientes de que se publiquen los «requisitos mínimos» y los «requisitos recomendados del sistema» (bueno, a no ser que tengamos uno de los últimos smartphone) porque de ellos depende que podamos o no disfrutarlos, pues sabemos que entre más modernos los juegos con su intensivo uso de gráficos, más necesitaremos un hardware que esté a su altura, lo cual muchas veces puede salirnos tan costoso como si a Link le pasarán factura por todos los jarrones que rompe en busca de rupias. 

Pero… ¿Qué pasaría si existiera una opción más económica y en donde pudiéramos disfrutar el juego que se nos antoje, incluso los títulos AAA, en cualquier dispositivo? 

Pasaría que estaríamos disfrutando ya las ventajas del cloud gaming, que básicamente es un servicio de juego en la nube, el cual nos permite disfrutar esos juegos que tanto nos gustan en cualquier dispositivo que tenga una conexión permanente a internet

¿Recuerdas que cuando el internet no era tan potente la única manera de ver películas o series era a través de los DVD, pero, cuando su velocidad aumentó con él llegaron diversos servicios de transmisión como Netflix, Amazon Prime Video, Crunchyroll, Disney+, HBO, entre otros? Pues bien, los servicios de cloud gaming hacen lo mismo pero con prácticamente cualquier videojuego de nuestra elección, incluso así estemos al otro lado del mundo. Con ellos, en vez de ejecutar un juego en nuestro hardware, es decir, en vez de descargarlo, instalarlo y correrlo desde nuestro dispositivo, lo ejecutamos desde los servidores de una compañía respaldados con una memoria gráfica de alta gama. En pocas palabras, esto nos permite abrir la app del servicio de nuestra preferencia, escoger el juego y empezar a jugar, así sin más, aunque eso sí, la experiencia de usuario nunca será igual a la de los juegos a los que ya estamos acostumbrados si el servicio de internet es de baja calidad, y ya todos sabemos cómo es la de nuestro país… así que F por eso. 

Pero bueno, ya entendimos o refrescamos este concepto, ahora hablemos un poco de las ventajas, que en realidad son varias si los comparamos con los videojuegos convencionales. A continuación, algunas de ellas. 

Deja el espacio de almacenamiento para muchas otras cosas. 

Todos sabemos que descargar un videojuego además de demorado, también nos representa perder espacio valioso para guardar más fotos, más videos, más documentos, más memes, más Tik Toks y más de todo lo que queramos. Pero con el cloud gaming la descarga de archivos gigantescos llega a su fin, pues con él no se necesita descargar nada y aun así en cuestión de segundos podemos tener a nuestra disposición un amplio catálogo para disfrutar. 

Juega hasta en el smartphone de tu abuelito mientras llega el Motorola que le darás en su cumpleaños.

No importa el modelo de Motorola que tengas, es más, no importa el smartphone que tengas, el cloud gaming te permite acceder desde cualquier dispositivo a tus juegos, y en la mayoría de los casos, aprovechar los beneficios del cross-progression, para que así puedas continuar con tu partida donde la dejaste, sin ningún tipo de interrupciones. 

Juega donde quieras, no importa dónde, no importa cuándo.

A no ser que tengas una Nintendo Switch o un Steam Deck, es muy difícil cargar con tus consolas para jugar en todas partes, pero como tu computador y especialmente tu Motorola siempre te acompañan, con este servicio sabes que podrás jugar en clase (no hagas esto si no estás teniendo un buen promedio), en cualquier medio de transporte, en una sala de espera, mientras haces mercado, mientras sacas al perro, al gato, a tu minipig, a tu pez… sí, como lo ves, las posibilidades son infinitas, y cómo no, si con él todos los juegos son prácticamente omnipresentes.

Es relativamente más barato que comprar los juegos.

Muchos de estos servicios si bien nos permiten comprar juegos de forma individual, también nos dan la posibilidad de hacernos con una suscripción, la cual una vez paguemos ya sea de forma mensual o de forma anual, resultará mucho más rentable incluso que comprar un solo AAA. Además, si no te llega a gustar algún juego no importa, solo pasas al siguiente y no te lamentas por haber perdido dinero por no poder cambiarlo.

En la actualidad existen diversos servicios de cloud gaming, pues las compañías creen que esto representará el futuro de los videojuegos, estas son tres de ellas, las cuales son compatibles con tu Motorola:

NVIDIA GeForce Now 

Nos permite jugar con un retraso de entrada muy pero muy bajo a una resolución máxima de 1080p a 60 FPS, aunque por defecto es de 720p a 60 FPS.

Google Stadia 

A pesar de que no cumplió del todo con las expectativas y promesas hechas en su lanzamiento. Se ha esforzado en realizar algunas mejoras desde entonces, además nos permite jugar con el control Stadia que funciona muy bien. Sin embargo, un punto débil es la falta de juegos en su catálogo.

Xbox xCloud 

Para mí, el mejor y más ambicioso de todos, ya que además de incorporar todas las ventajas de este servicio, no trata de reemplazar para nada la familia de consolas de Xbox, por el contrario, busca complementarlas, ampliando nuestra suscripción a Xbox Game Pass (que de por sí ya es increíble) y convirtiéndola en la puerta de acceso a un mundo de posibilidades.

Como te has podido dar cuenta hasta aquí, la tecnología sigue avanzando tan rápido como Sonic, y el mundo de los videojuegos avanza con ella, sin embargo, y a pesar de todas las ventajas y posibilidades que el cloud gaming representa, al menos en nuestro país y en la mayor parte de nuestra región debemos seguir siendo pacientes, pues esta tecnología implica también que cada país esté tecnológicamente listo para la implementación de esta plataforma, así como para una red 5G eficiente, pues solo esto garantizará un constante y eficiente flujo de datos con la nube.

Pero mientras esperamos jugando de forma “tradicional”, sí, no hay la menor duda de que el cloud gaming es el futuro de los juegos modernos, y la verdad, uno bastante emocionante, al menos para los mobile gamers.

Por hoy dejamos hasta aquí, porque sabemos que tanto tú como nosotros queremos irnos a jugar un rato en nuestros Motorola, pero antes de irnos recuerda que nos veremos pronto y que puedes darnos ideas sobre cuál debería ser el próximo tema a tocar aquí abajo en los comentarios. 

Y así como hay un Hello Moto! también hay un ¡Bye Moto! 

¡Hasta la próxima entrada!